Un artículo publicado en la revista British Medical Journal habla del consumo del café con un hallazgo importante...

En concreto se trata del estudio que investigadores coreanos han realizado a unas 25.000 personas entre hombres y mujeres de edad media sin signos de enfermedades cardíacas.
Los investigadores examinaron la asociación del café y la presencia de calcio en las arterias coronarias que es un claro indicador de la existencia de aterosclerosis, que está  ligado a las posibilidades de sufrir un infarto de miocardio. Se les practicó una tomografía computarizada (TAC) donde se apreciaba con las imágenes los niveles de calcio en las  arterias coronarias.
Los grupos estudiados no todos tomaban la misma cantidad de café al día, unos no tomaban, otros una taza, menos de tres, cuatro hasta cinco o más. Además se les tuvo en cuenta otros  factores como el tabaquismo, antecedentes de enfermedades cardíacas, la práctica de deporte, el índice de masa corporal, el consumo de alcohol, frutas, verduras y carnes rojas.
El grupo que se notó más un descenso de placas de ateroscleróticas con un 41% fue el que tomaba tres o cuatro tazas de café diarias. Quienes tomaban una taza un 23%, los que tomaban entre una taza y menos de tres un 34%.
Es un hecho importante teniendo en cuenta que en España la mayor parte de la mortalidad se debe a enfermedades cardíacas. Pero beber café en cantidades moderadas también se ha  demostrado que funciona contra los síntomas del Parkison, es una ayuda para la memoria y protege el hígado graso. El café consumido a largo plazo ofrece una mejor sensibilidad a la insulina y por tanto hay menos posibilidades de desarrollar diabetes del tipo 2.
El resumen el café puede ser un gran aliado para nuestra salud para prevenir enfermedades eso sí tomándolo en cantidades moderadas.