¿Qué mejor para el verano que un helado? Suave, fresco e intenso gracias al café Lavazza. Una receta sencilla para deleitar a los invitados con un helado hecho a mano.


Ingredientes (Para 8/10 personas):

  • 3 huevos
  • 150 g azúcar
  • 300 g nata
  • 100 ml café Lavazza espresso corto


Tiempo de preparación: 30 minutos + 12 horas al congelador.
Dificuldad media

Preparación:
Prepara una taza de café Lavazza espresso.
Monta la nata fría hasta obtener la textura deseada y déjala en la nevera, mientras que preparas el resto de los ingredientes.
Separa las yemas y las claras del huevo.
Pon 100 gramos de azúcar con las yemas y bate (durante unos 3 minutos) con una varilla eléctrica hasta obtener una espuma espesa, luego incorpórala a la nata montada.
Acuérdate de remover despacio.
Monta las claras a punto de nieve muy firme, añadiendo el resto de los 50 gramos de azúcar.
Únelo todo a la nata con las yemas y remueve desde abajo hacia arriba.
Tras obtener una mezcla uniforme, añade el café Lavazza frío y sigue removiendo despacio.
Pon el helado en un cuenco, tápalo con film transparente y guárdalo en el congelador.