Actualmente la creencia común considera el café como una bebida nociva. En realidad el café, de por sí, es absolutamente inocuo. Lo importante es consumirlo en cantidades moderadas: como las demás sustancias psicoactivas, el café no se debe tomar en cantidades excesivas, sin embargo el consumo cotidiano no causa adicción ni siquiera después de un largo tiempo. Las investigaciones demuestran que de 2 a 4 tazas de café diarias producen sólo beneficios y ningún efecto perjudicial.

En octubre de1970, se celebró en Venecia el primer Simposio Biofarmacéutico sobre el café. En octubre de 1971 el evento se repitió en Florencia, donde se celebró el Segundo Congreso, mientras que en 1972, en Vietri sul Mare, otro Congreso integró la exposición sobre las propiedades de las sustancias activas presentes en el café, reconociendo definitivamente los efectos positivos y refutando los preconceptos negativos difusos en el pasado.

Con ocasión de dichos congresos dietistas y expertos en Nutrición y Fisiología Humana destacaron laactividad terapéutica del café, una bebida que en una sociedad como la nuestra ayuda a vencer el estrés físico y mental característico de nuestra época.

Por lo que atañe al aspecto nutricional, el café no es un alimento indispensable para nuestro organismo. Sin embargo, algunas de las sustancias que contiene producen efectos benéficos para los órganos.

El café es una sustancia calificada como “estimulante”, que afecta a los centros nerviosos generando unasensación general de bienestar, agudizando la atención y potenciando la vivacidad en el trabajo físico, pero también –y sobre todo– en el que necesita de mayor rapidez de reflejos. La estimulación es causada por la “cafeína” junto con el ácido cafetánico (una mezcla de varios ácidos, entre los cuales se encuentran el ácido clorogénico y el ácido cafeico).