Desde ahora las cápsulas Espresso Point cambian de color: del blanco al negro. Lo que no cambia es el gusto y la calidad del café Lavazza, perfecto para tu pausa en la oficina.
El motivo es simple: queremos una imagen Lavazza siempre más coherente y reconocible para nuestros clientes. Las cápsulas de Espresso Point cambian al color negro, como las de los sistemas Lavazza Blue y A Modo Mio.

La cápsula negra, además de contar con un diseño más elegante y moderno, se vuelve más respetuosa con el medio ambiente gracias a la optimización del proceso productivo. Se ha reducido el uso del material plástico virgen, y por tanto, el número de kilómetros recorridos cada año para el transporte de la materia prima: hasta 112 camiones menos en las carreteras, con un ahorro de 14.000 Km recorridos.