Cuando decimos que un café tiene cuerpo. ¿A qué nos referimos?


El cuerpo no es algo que saboreamos, es más una sensación en la boca que puede influir en el sabor del café. El cuerpo del café (sensación en boca) es una de las seis características principales que utilizan los catadores para discernir la calidad de un café en particular, entre las que se incluyen: acidez, rencor, dulzura, fragancia, acabado / retrogusto. Entendemos como cuerpo a la textura del café.
El sabor del café combina muchos factores: sabor, aroma, textura, sonido, e incluso la vista.
Ciertas variedades de café tienden a tener más cuerpo que otros.
Sin embargo, el tueste es una combinación compleja de múltiples factores, y los buenos tostadores controlan el calor a través del tueste para acentuar los perfiles deseados.


Tipos de cuerpos en un café


- Cuerpo ligero o de luz. Es similar al agua, con muy pocos residuos o textura en la lengua, no son cafés malos. Los cafés cultivados en altitudes bajas y en suelos que carecen de nutrientes comúnmente exhiben un cuerpo ligero. Los métodos de colado que utilizan un filtro de papel para eliminar aceites y otros sólidos pueden hacer un café de cuerpo más ligero, así como un colado rápido. Un ejemplo son los cafés mexicanos, brasileños, jamaiquinos. Los cafés con proceso de lavado están asociados con un cuerpo más delicado: son más apreciados por su claridad y limpieza que por su sensación en boca.

- Cuerpo medio. Se trata de un café en una posición entre media, no de extremos como el ligero o el pesado. Un café de cuerpo medio será el típico café un buen bebedor diario.

- Cuerpo pesado o o “Full Body”. Es aquel que se puede sentir en la lengua, casi texturizado, debido a una combinación del contenido de grasa, proteína y fibra. Los cuerpos pesados son típicamente atribuidos a los cafés de alto crecimiento y sombra, especialmente en suelos volcánicos ricos. Los naturales, se puede esperar un cuerpo más grande y redondeado. Los tuestes más oscuros se asocian a menudo con más cuerpo.