La Crostata Moka es un dulce sabroso y fácil de preparar que une la consistencia tradicional de la masa quebrada y el pronunciado sabor de la crema ganache. Perfecto para el desayuno y la merienda.


Ingredientes
(para 6 personas)

- 60 ml café Lavazza
- 25 gr azúcar
- 3 huevos
- 60 ml nata
- 125 gr chocolate fondant 50%
- 100 gr harina
- 20 gr cacao
- 75 gr mantequilla
- vainillina
- corteza de limón

Tiempo de preparación: 2 horas
Dificultad: media


Preparación de la Crema Ganache   

Mezcla dos yemas de huevo con el azúcar y móntalas con un batidor hasta que se pongan claras y cremosas.
Pon a hervir la nata.   
Une las yemas montadas y lleva la mezcla a 90 °C.   
Añade el café Lavazza mezclando bien.          
Vierte el compuesto sobre el chocolate cortado en pequeños trozos.       
Mezcla hasta que el chocolate se disuelva totalmente.        
Hazlo enfriar en el frigorífico.          


Masa quebrada    

Corta en daditos la mantequilla y ponla a temperatura ambiente.   
Forma un volcán con la harina y el cacao.     
Pon la mantequilla, el azúcar y el huevo en el hueco del volcán.      
Amasa los ingredientes y une la harina hasta obtener una masa homogénea. Consérvala en el frigorífico durante una hora.  
Extiende la masa sobre la base y sobre los bordes de una tortera.   
Usa un tenedor para pinchar en varios puntos la base de la crostata.        
Cuécela en un horno estático a 180 °C durante 18 minutos.               
Déjala enfriar.


Presentación

Utilizando una manga pastelera, vierte la Crema Ganache templada sobre la tartita.        
Conserva la crostata en el frigorífico hasta que la crema se haya enfriado completamente.         
Espolvoréala con azúcar glas y sírvela.