Al igual que el resto de tés, el té negro proviene de las hojas de la planta Camellia Sinensis, pero en su proceso de fermentación se oxida en mayor grado que las variedades de té blanco y oolong. Este hecho provoca que el té negro sea el de aroma más fuerte y que su contenido en teína sea también más elevado. El té negro es una variedad muy valorada por su gran capacidad de conservación ya que, a diferencia del té verde, que pierde su sabor al cabo de un año, se conserva durante años con el mismo sabor y aroma que al principio. Es por este motivo que el té negro llegó a ser moneda de cambio en lugares como Mongolia, Tíbet y Siberia hasta el siglo XIX.
Cómo todas las variedades de té, sus orígenes se remontan a tiempos inmemoriales, pero su llegada a América se puede fechar en 1492, con los primeros colonizadores. Ganó gran popularidad en Estados Unidos en 1773, cuando los colonos arrojaron té negro en la Bahía de Boston durante el Motín del té de esa ciudad. Éste fue uno de los primeros episodios de la Guerra de los Estados Unidos contra Inglaterra. El té negro es, actualmente, la base del conocido té británico, que tradicionalmente se toma a las cinco de la tarde.
En idioma chino, el té negro se conoce cómo té rojo, seguramente al describir el color de la infusión que generan las hojas. El término “té negro” describe, en cambio, el color de las hojas fermentadas. En la cultura occidental, se utiliza “té rojo” para denominar la tisana rooibos.

Se conocen cuatro propiedades esenciales del té negro, beneficiosas para la salud:

Antioxidante: protege el organismo contra los radicales libres, previene el envejecimiento y ayuda en los problemas de degeneración del sistema cardiovascular.
Astringente: La infusión de té negro es muy beneficiosa para combatir problemas del sistema digestivo, cómo la gastritis.
Diurético: el té negro es un gran aliado para conseguir la eliminación de líquidos del organismo. Saciante y bajo en calorías.
Estimulante: es un gran producto para ayudar a despertar cuerpo y mente, y por este motivo es muy recomendable tomarlo para desayunar y después de las comidas.