El té rojo, al igual que los otros tipos de tés, procede de las hojas de la planta de Camellia Sinensis, aunque, a diferencia del té negro y el té verde, para elaborar el té rojo, se utilizan las hojas de mayor tamaño de los árboles más viejos de las plantaciones. El té rojo es conocido también cómo Pu-Erh, porque es procedente de la región de Pu’er en la provincia de Yunnan, en China.

Tradicionalmente, el té rojo ha sido elaborado a partir de un proceso de fermentación en barricas de roble que podía llegar a durar 60 años. Es por esto que el té rojo es conocido cómo el champán de los tés, ya que a diferencia de los otros tipos de té, que deben consumirse cuanto antes mejor, éste té mejora su calidad con el paso de los años.

Según el tipo de fermentación que se le aplique, existen dos tipos básicos de té rojo:

  • Sheng Pu-erh: No es oxidado, y se deja envejecer por el sistema tradicional, necesitando unas condiciones especiales para su correcto secado y almacenamiento, y más años para su consumo.
  • Shou Pu-erh: Cuando el té rojo empezó a tener éxito en la década de los 70, se creó éste sistema para acortar el tiempo de envejecimiento y poder abastecer el mercado del té. Éste té es oxidado para acelerar su envejecimiento, aunque sigue siendo necesario un periodo de entre dos y tres años para su óptimo consumo.

El té rojo de calidad tiene un sabor profundo y rico que muchos consideran cómo de tierra. Su sabor atrae a los consumidores de café, y es muy utilizado para combinar con diferentes postres. Su sabor y su reputación de tener cualidades saludables también lo convierten en un buen digestivo, para ser tomado después de comidas pesadas.

  • Entre las diferentes cualidades saludables que se atribuyen al té rojo, deberíamos destacar las más conocidas:
  • Estimula la digestión de comidas ricas en grasa
  • Disminuye los niveles de grasa en la sangre
  • Previene y baja el colesterol negativo
  • Beneficia el metabolismo hepático
  • Estimula la secreción de las glándulas digestivas
  • Previene infecciones
  • Desintoxica y depura
  • Refuerza el sistema inmunológico